BIENVENIDOS AMIGOS !!!



En esta pagina podéis ver a un grupo de compañeros cordados en una misma ascensión y que no es otra que aventurarse en lo que más les apasionan: LAS MONTAÑAS; senderismo, alpinismo, espeleología, barrancos …son una muestra de las actividades realizadas por el EQUIPO A media horita durante todo el año.



Mario, Miguel Ángel, Javi, Fran, Manolo, José Luis y Sergio Eusebio son el grueso de este Equipo, pero no son los únicos, en numerosas ocasiones hay amigos que se deciden en dar un pasito al frente y nos acompañan en nuestras aventuras, vosotros podéis ser uno de ellos, animo y nos vemos en la cumbre…



Como no sabían que era imposible, lo hicieron.







Anónimo.

martes, 31 de enero de 2012

SIERRA DEL NIÑO

El pasado lunes, nos dimos cita tres componentes del Equipo A media horita, Javi, Mario y el que escribe,Sergio Eusebio. Esta vez no hacia falta madrugar, ni meterse horas de carretera para disfrutar de las montañas, la teníamos aquí al lado de casa. Pero antes de seguir desmenuzando la aventura, quisiera dar las gracias a mis dos compañeros y amigos, por acompañarme en esta intrusión por la Sierra del Niño.

Esta sierra esta incluida dentro del Parque Natural de los Alcornocales. Y desde hacia ya tiempo tenia ganas de explorarla, para mi guarda algo de misterio, no sé, las pinturas rupestres, las tumbas antropomórficas, todo ello envuelto, en una de las zonas más bellas del Parque, que hacen de ello un enclave paisajístico inigualable. Pero bueno, ya iremos desgranandolo poco a poco.
Eran las diez y veinte y tras un desayuno en la Venta El Frenazo, caminábamos ya por el carril de Facinas dirección a esta población, pero a escasos metros, la abandonaríamos para adentrarnos en el inicio del sendero de Risco Blanco, el cual, tras disfrutar de su bosque de galería,pasariamos a una zona despoblada de arboleda.

Caminando cómodamente por un cortafuegos, llegaríamos a las primeras estribaciones de esta sierra, como si de una muralla se tratase, allí se enclavaba el punto más alto de esta sierra, Cruz de Romero, 780 metros sobre el nivel del mar.


Deciros que estos enormes bloques de arenisca, que hacían las delicias de nuestras manos al destrepar, son rocas alóctonas, lo que quiere decir que su formación originaria, esta ubicada en otro sitio distinto, a los que se encuentra hoy. Esto que os cuento, se formo hace ya más de 20 millones de años, debido al acercamiento de las placas tectónicas, Africanas y Euroasiáticas, las cuales, emergieron estratificadas. Por lo que, el compuesto de materiales duros y blandos, ha creado estas crestas y arcos.



Tras la fotografía en el punto geodésico, empezaríamos a como es ya habitual en nosotros, perdernos conscientemente por estas enormes crestas, en busca del pasaje y del gran arco. Entre tanto, pasaríamos por otras formaciones no menos curiosas, que te hacían trasladarte a lo enigmático y misterioso de este lugar.


Buscando estas figuras , te adentras por bosques de pequeños quejigos.


A lo lejos, ya podíamos intuir una gran cresta, que por su mitad, partía un gran corredor que terminaba en el famoso pasaje.


Tras el, intuíamos que el gran arco estaba cerca, pero por más vueltas que dábamos no la hallábamos. De una estribación nos íbamos a otra, pero nada, por lo que en vista del desconcierto
que nos creo, empezamos a despreocuparnos de encontrarlo y decidimos hacer un poco de aventura, que es lo que más nos gusta.

video

Por lo que en cada grieta que veíamos, nos adentrábamos hasta que no se podía avanzar más, y a veces, si por arriba no se podía, nos introducíamos por debajo, consiguiendo salir al lado opuesto, salvando paredes de más de veinte metros de altura y otros cientos metros de longitud. Y es una de estas, al atravesar una de estas gigantescas moles, nos encontramos justo debajo del Gran Arco. Era increíble!!! no hacia ni una hora habíamos pasado por delante y ni la habíamos visto, y es que, vista de frente, pasa desapercibida totalmente.

Tras varias fotillos y comernos el bocata en lo alto de un risco, nos dimos la vuelta y emprendimos el descenso.

Esta vez seguimos el cortafuegos hasta su final y adentrándonos por unos pocos kilómetros, por el bosque de Quejigos gigantes, llegamos hasta al inicio de la ruta.


En total, fueron siete horas justas de pateo, pero que se hicieron muy amenas por la diversidad de cosas que se puedes ver en este paraje y junto a la buena compañía de tus buenos amigos, más aun.

lunes, 23 de enero de 2012

LA ULTIMA SELVA

Hola a todos de nuevo.
De todos es sabido, mi pasión por el Parque Natural de los Alcornocales, uno de los más grandes de España. Pero entre sus 167 hectáreas, hay una zona que reúne unas características que la hacen catalogar como La Ultima Selva de Europa y se encuentra aquí, al lado de casa. Los vientos predominantes de Levante en el Estrecho de Gibraltar, cargados de mucha humedad, hacen de esta zona una autentica selva, incluso en los meses más caluros del año.

Desde que llevo en el mundillo de las carreras, ha sido mi zona de entreno, donde tengo varias rutas comprendidas entre 20 y 50 kilómetros, pero desde hace ya tiempo rondaba en mi cabeza aumentar estas distancias o más bien reunir todos los senderos que conozco en una sola atacada, aunque este anhelo me suponga batir una distancia de 110 kilómetros.

¿Lo conseguiría? Aquí os dejo la crónica de lo que fue mi Ultima Selva:

Y si, el despertador sonó a las seis y media de la mañana, pero me preguntaba:¿Dónde coño vas? Si no se ve ni un pijo…

Tras desayunar un Cola Cao “migao” con galletas, me coloco la mochila y salgo de casa. Eran las 07:30 horas, si, me quede dormido, que pasa!!!

No hacia ni frío, (lo que calienta un Cola Cao) y tras varios pasos para ir calentado las articulaciones, se me para un coche al lado y me pregunta que a donde voy. Era el maquina de Manuel Alonso, y le contesto que a dar una vueltecita, riéndome por dentro.

Son numerosas las miradas que percibo mientras me adentro por la Barriada del Cobre, incluso parezco leerles las mentes, “Donde ira el espantapájaros este, tan temprano”.



Y ya si, no había transcurrido ni media hora y ya me encontraba adentrándome en la selva, siendo este primer tramo el sendero del Río de la Miel. Estos últimos meses están siendo secos por aquí, pero la escasez de lluvia no hacia que este fuera seco, gracias a que la mayoría del caudal de agua, la recoge de la condensación de la humedad que retiene su vegetación.

El sendero oficial termina a pocos kilómetros, es por ello, que me adentro por un atajo que me conducirá hasta arriba del valle, dándome de cara con la pista de Las Corzas.

Tras correr cómodamente por esta pista, me adentro de nuevo por otro sendero, conocido como el de la Trocha, el cual, vas salteando afluentes del arroyo de Botafuegos. Esta zona es de gran belleza, en parte, por la gran cantidad de helechos que en esta época se encuentran de color cobre, pero que en los tiempos cálidos, se pueden contemplar en su máxima plenitud, dando un aliciente extra a este sendero.

Allí me reencuentro con el alcornoque caído, que varias semanas antes, imitando a Kilian Jornet, al pasar junto a el, apunto estuvo de arrebatarme el ojo derecho, con una de sus ramas.

Tras cruzar el Puerto del Viento, me dejaría caer hasta la Garganta del Capitán, mil veces fotografiado y que en ninguna de ellas, le hace justo merecedor de lo que en verdad se puede ver en directo.

Y tras varias horas metido por sendas y trochas, salgo al final de la pista de las Corzas, la cual, enlazaría con el Corredor Verde dos Bahías. Aquí enchufo la quinta y siguiendo prácticamente el cauce del Río Palmones, llego al primer punto de avituallamiento, La venta el Frenazo, eran las 13 horas justas.Pues si, que pasa!! El organizador de la carrera soy yo y los puestos de avituallamientos los pongo como mejor me venga y como en mi reglamento, no dice nada de prohibir ayuda exterior, ni autosuficiencia, ni pollas en vinagre, me tome unas cervecitas con un bocata de chistorra. Que bien me supo, joder!!!

Tras el ángelus me despedí de unos ciclistas que hacían lo mismo en la venta, los cuales, se quedaron un poco pillados cuando les respondí, que es lo que estaba haciendo y que prueba me enfrentaba en Marzo.

Tras salir de la venta, me enfrentaba a otro gran tramo de carril de una veintena de kilómetros, llamada antigua carretera de Facinas, pero en mitad de esta tendría que adentrarme por el Arroyo del Tiradero y hacer el bucle del sendero de Risco Blanco.

Me gustaría hacer saber, que aunque en mi originario plan de unir todas las rutas, estaba incluida el enclave de Bacinete, que se encuentra a los pocos kilómetros de iniciar el carril, donde se pueden contemplar pinturas rupestres y tumbas antropomórficas. La deseche en esta primera aventura, por no recordar exactamente el acceso a este y no perder tiempo en buscarlo, pero que en una próxima la incluiré.

Al llegar al inicio del sendero del Arroyo del Tiradero, repongo un poco de fuerzas y junto a un Alcornoque, digiero uno de los dos sándwiches de chope que llevaba en la mochila y uno de los plátanos con un poco de bebida isotónica. Estos dos senderos están perfectamente marcados y aunque, haría las delicias de un corredor de montaña correr por ellos, lo hago andando y disfrutando de los contrastes del contra luz, que incidían en el verde de los quejigos, ya habría tiempo de correr por la pista, pero no puedo aguantarme y al iniciar el descenso de Risco Blanco emprendo la carrera, que gozada macho!!! Correr bajo aquellos enormes árboles, pisando la hojarasca seca, era una gozada.


Tras este disfrute, me reincorporo al carril de Facinas. Eran las 16:00 horas y me disponía en busca del embalse de Almodóvar. Al llegar a el, me replanteo la ruta y hago cuentas, y me doy cuenta que se me va a ser de noche de enseguida y aunque, tenia previsto llegar a las doce de la noche al final de la ruta, no me veo, no con falta de fuerzas en las piernas, pero si, preocupado por Lorena, no me lo había dicho y aunque siempre me apoya hasta el final en mis aventuras, sabia que estaría preocupada, y mas sabiendo lo que me ocurrió la ultima vez (lo del ojo), por lo que, mientras a ambos lados del carril tengo dos sementales mugiendo como posesos y que me hacen acelerar la carrera, decido en una primera instancia, quitarme el bucle de los llanos del Juncal.

No seria lo único que recortaría, al poco de empezar la revia 321 o llamado de Las Caheruelas, se encierra el Sol y tras ella toda esperanza de completar la ruta y decido desechar también el sendero del río Guadalmesi y coger por encima de este por su carril, es en ella donde me cruzo con una docena de compañeros con frontales, cruzarme con ellos me reconforto (no soy el único que va en mallas con una linterna en la cabeza y chupando agua de una goma)

Tras salir al Área Recreativa El Bujeo, hago balance de lo vivido y de lo que me queda aun, en todo el día solo había cruzado unas breves palabras con los ciclistas, un “giri” preguntándome como se llegaba a la carretera de Jerez y un cabrero que si había visto unas cabras. La noche también trajo algún que otro respingo, al cruzarme con los gruñidos de los guarros “asalvajados” y algún que otro perro de los cortijos. Hacia unos once grados y la humedad me calaba las tres capas, Eran las 21:00 horas y llamo a Lorena y me pregunta que como estaba, ya tenia a la vista el próximo punto de avituallamiento, el Restaurante Las Piedras y le contesto que bien y me responde que si me viene a recoger en ese punto.

Que quiere que os diga…no me lo pensé dos veces y en veinte minutos estábamos los dos cenando en el restaurante.


Y aquí acabo mi primer intento en completar esta magnifica ruta. En catorce horas y media me dio tiempo a completar noventa kilómetros, quedando estos datos en un segundo plano, lo que para mi cuenta, es que, fue una jornada muy buena de media montaña, lastima de no haber podido completarlo y haber podido ver el bosque encantado de los Llanos del Juncal, descender por el río Guadalmesi y haber terminado viendo la puesta de Sol entre el continente Africano y el Europeo, con sus dos mares, el Mediterráneo y el Atlántico.

En Mayo y con más duración de hora solar, lo volveré a intentar, será cuando el Parque Natural los Alcornocales, estará en su máximo apogeo y se dará a conocer el por que de su sobrenombre, "La Ultima Selva de Europa". Estáis todos invitados a venir y conocer esta maravilla.


Ruta para correr 1384358 - powered by Runmap

En este enlace se puede ver más completo:

http://www.runmap.net/route/1384358?132733395663639#lat=36.14009&lng=-5.41214&zoom=11&type=1

Un abrazo de vuestro compañero Sergio Eusebio.